Slime de lavanda, un relajante placer

Cuando yo era pequeña, el slime se llamaba «moco» venía en un bote con forma de cubo de basura y lo utilizábamos para hacer ruidos de pedos. Luego llegó internet, Pinterest, las miles de actividades para hacer en casa con los niños, la influencia anglosajona… y dejó de llamarse moco para llamarse Slime 😉  (Bueno…