Por qué añadir disfraces a tus reforzadores

Lorena Fajardo Muries

Lo hemos hablado mil veces, los reforzadores son la base de nuestro trabajo; encontrar un reforzador que funcione es la parte fundamental de nuestra intervención, ya que sin motivación, no hay aprendizaje. (podéis encontrar todas las entradas que hablan sobre reforzadores aquí)

El otro día hablando con una amiga me acordé de que al principio de trabajar como terapeuta los disfraces y caracterizaciones eran un recurso que usaba mucho, y me he propuesto que sea una de las mejoras del nuevo curso.

Y, no me refiero sólo a que el disfraz sea en sí mismo un premio (que a veces es lo más) sino que nosotros incluyamos en nuestro atuendo elementos que añadan detalles, emoción o realismo a la actividad.

Nuestras razones para usar disfraces en terapia son:

  • Ser unos payasos 🙂 (un elemento fundamental del buen educador, desde mi punto de vista)
  • Alargar la vida del reforzador y que no se agote pronto;
  • Poder darle una vuelta a ese juego tan chulo que no acaba de atraer del todo
  • Llamar la atención de niños muy peques o muy afectados
  • Aumentar la sorpresa
  • Promover un juego más realista que ayuda a «meterse en el papel» y ayuda a los niños con más dificultades de simbolización
  • Pasarlo bomba!

Aquí dejo un listado de ideas que me parecen interesantes, pero sería fantástico que en comentarios dejarais vuestras aportaciones también y así seguimos aprendiendo todos!

  • Jugar a médicos: batas, guantes, mascarillas…
  • Cocinar de verdad o imitar a cocineros: gorro y delantal, un bigote…
  • Para jugar animales pintarse la cara o hacerse unas patas así de chulasdinosaur feet - how FUN!:
  • ¡Policía! Muchos  imprimibles e ideas aquí, aquí y aquí.
  • Hats...a MUST!:

    Imagen de BooTurtle


Deja una respuesta

Tu mensaje*

Nombre*
Email*
Web(URL)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.